Chile: El mensaje del Canciller de Venezuela a Piñera

unnamed.jpg

En entrevista, Jorge Arreaza indicó que las buenas o malas relaciones con Chile “dependerá de voluntad de respetar al pueblo de Venezuela”.

Hugo Guzmán. Periodista. A pocos minutos de tomar el vuelo de retorno a su país, después de participar en el encuentro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) con China, el Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, conversó brevemente con El Siglo, y dijo que las buenas o malas relaciones con el futuro Gobierno de Chile “dependerá del presidente Piñera y de su voluntad de respetar al pueblo de Venezuela”.

También indicó que las relaciones con Estados Unidos “están en un terrible momento” y contó que han llamado “insistentemente” a la Casa Blanca para establecer un diálogo entre los presidentes Nicolás Maduro y Donald Trump.

¿Cuál es el balance que hace de la reunión que hubo de la CELAC con China aquí en Santiago?

La Celac es el gran proyecto bolivariano traído al siglo XXI, la unión de nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños que luchamos por nuestra independencia y que tenemos características originarias anti-imperialistas. De manera que para nosotros la Celac es un proyecto sagrado y presenciar aquí en Chile un diálogo de respeto, una cooperación concreta, con invitaciones de ese gran poder que es la República Popular China a América Latina y el Caribe a sumarse, por ejemplo, a su iniciativa de la ruta de la seda, es positivo. Poniendo a disposición financiamiento como lo hace con Venezuela -nosotros tenemos mecanismos con nuestro petróleo para compensar ese financiamiento-, y lo hace para que podamos sumarnos a esa iniciativa y llevar adelante nuestros planes propios de desarrollo. No hay condiciones, no hay pretensiones anexionistas ni expansionistas, más bien hay mucho respeto por parte de China hacia nuestros países, y un respeto que se ha ganado la Celac. Ver una región que se unifica, que tiene una sola voz, y China se da cuenta. Vio en la Celac el interlocutor de la región, y eso un privilegio. Está en gestación ese mundo multipolar, pluricéntrico, de equilibrio que hablaba el libertador Simón Bolívar.

En los gobiernos de América Latina cambió la correlación de fuerzas. Aumentaron los gobiernos de derecha, en Chile asumirá Sebastián Piñera, ¿cómo quedan, cómo están las relaciones de Venezuela con los gobiernos de la región?

Bueno, es una situación bastante conocida. Nosotros estamos en una revolución popular, donde hemos entregado el poder al pueblo, el pueblo es el que gobierna en Venezuela. Ahora, hay muchos países en América Latina donde gobiernan elites empresariales, gobiernan empresarios, creo que con los dedos de una mano podemos contar los que no son empresarios. Y es natural que esas elites tengan resistencia a los procesos revolucionarios de empoderamiento popular. Es parte, incluso, de un nivel elevado de la lucha de clases en la región. Es natural que haya esa resistencia, Venezuela solo les pide respeto a los otros países. Quien respete a Venezuela, tendrá buenas relaciones con Venezuela. Quien no respete a Venezuela, recibirá la respuesta correspondiente. Nosotros no queremos entrometernos en ninguna situación interna de ningún país. Por ejemplo, podríamos decir que en Chile no hay democracia, como dijo (Sebastián) Piñera de Venezuela, porque aquí elijan a un Presidente con el 27% del padrón electoral, o porque más de la mitad de los chilenos no participa en las elecciones, o porque el propio Piñera diga que había votos marcados en uno de los procesos, o porque no se garantice las pensiones a los adultos mayores, o porque la educación no sea gratuita, o porque la salud no sea gratuita. Para nosotros esos son derechos sociales inherentes a una democracia.

¿Ve nebulosa la relación que se pueda establecer con el nuevo Gobierno chileno?

Dependerá del Presidente Piñera y de su voluntad de respetar el derecho internacional, de respetar los principios de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), de la Celac, y de respetar al pueblo de Venezuela. Depende de ellos. Si el Presidente Piñera quiere tener relaciones de respeto con Venezuela, hasta buenos negocios podemos hacer con empresarios chilenos, a quienes bien conoce el Presidente Piñera. Si él no quiere tener buenas relaciones con Venezuela, pues nosotros también sabremos cómo defender nuestra soberanía y nuestra independencia. Pero hay que ver a un Piñera que ya no es candidato, que ya no será presidente electo, sino Presidente de la República, con la razón de Estado, con la responsabilidad que le ha dado esa parte del electorado chileno que votó por él, esa responsabilidad histórica, y ver cómo actúa. Ojalá que reflexione y respete a Venezuela.

Algunos dirigentes de la oposición, dirigentes anti-bolivarianos, estuvieron en Chile, andan recorriendo la región, y plantean cosas como que en Venezuela el tema no son las elecciones democráticas, sino quitar a una dictadura, ¿cómo mira esos periplos?

Hay cosas interesantes, por aquí estuvo la señora que fue Fiscal, y ahí están los casos de corrupción en su gestión que fueron encontrados ahora, hay otra gente que viaja y vienen a Chile. Hay que preguntarse con qué fondos viajan, de dónde sacan los recursos para andar por el mundo criticando a su país, pidiendo sanciones contra su pueblo, sanciones que Estados Unidos ya aplicó y que están haciendo daño en la economía venezolana y al pueblo venezolano. Todo eso que usted dice, es parte del despliegue que hay en contra de Venezuela. Son factores, instrumentos del imperialismo para atacar a su propio país. Nosotros estamos concentrados en los verdaderos asuntos y problemas y soluciones del pueblo venezolano.

¿Eso incluye seguir con procesos electorales…?

Mire, la Asamblea Nacional Constituyente ya convocó a elecciones para este cuatrimestre que está transcurriendo, y eso es lo que debemos hacer, convocar al pueblo. Cuando más agresiones haya -ya nos sancionó la Unión Europea-, ante la denuncia de que en Venezuela no hay democracia, bueno, convoquemos a elecciones, convoquemos al pueblo. Otra elección, porque ya venimos de la constituyente, de la elección de gobernadores, de los alcaldes. Creo que no hay sistema político en el mundo que haga más elecciones, de un nivel sustantivo, como en Venezuela. Por lo demás, todos los días hay una elección en un consejo comunal, en un consejo de trabajadores, en un sindicato. De manera que cuestionar la democracia venezolana, viniendo de una junta directiva empresarial, de un gran consorcio empresarial, es poco más que un descaro.

¿Cuál es el estado de las relaciones de Venezuela con Estados Unidos?

Están en un terrible momento. Por la agresión estadounidense. Estados Unidos no ha aceptado nunca, y no solo (Donald) Trump. El decreto que define a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria para Estados Unidos, es la base de todas las acciones que ha tomado Trump y fue emitido por el Presidente (Barack) Obama. El golpe de Estado del 2002, fue promovido y financiado por el Presidente (George) Bush, él reconoció al dictador -ése sí era dictador- que asumió por 47 horas, (Pedro) Carmona. Cuando nosotros declaramos el carácter anti-imperialista de la revolución, Estados Unidos emprendió presiones, y este Gobierno de Trump, que es la fase superior del imperialismo del siglo XXI -racista, supremacista, belicista, arrogante- ha emprendido acciones de ataque directo contra la economía venezolana, contra el pueblo venezolano, contra la tranquilidad venezolana, financiando a la oposición, financiando los actos de violencia, financiando los actos de terrorismo. Estamos en una mala situación en la relación con Estados Unidos. Fíjese que a pesar de ello, el Presidente Nicolás Maduro le ha mandado mensajes al Presidente Trump, porque nunca ha podido hablar con él. Nosotros desde la Cancillería estuvimos llamando insistentemente a la Casa Blanca, buscando canales de comunicación para dialogar, y para que se respete a Venezuela y no se agreda a Venezuela. Insistimos en el diálogo, pero mientras insistimos en el diálogo, nos defendemos y contra-atacamos cuando es necesario.

Fuente: www.elsiglo.cl

Comparte este artículo: | Más