312. No limitación de jornada laboral (artículo 22 del Código del trabajo). Presunciones de encubrimiento patronal. Simulacion

Trabajo en una empresa y mi contrato esta bajo el art 22 no limita jornada laboral y hace un año el corporativo envió un PPT instruyendo horario de entrada, colación, días libres etc. esto es legal? además , al ingresar a la of existe una persona que toma nota de la hora de entrada y la hace llegar vía mail a gerencia y subgerencia , en esta ultima desempeño yo mi trabajo.- quedare atenta a su valiosa respuesta. Saludos Lorena.
Lorena.


MATERIA:
NO LIMITACIÓN DE JORNADA LABORAL (ARTÍCULO 22 DEL CÓDIGO DEL TRABAJO).
PRESUNCIONES DE ENCUBRIMIENTO PATRONAL.
SIMULACIONES Y SUBTERFUGIOS PATRONALES.
SANCIONES.


Estimada amiga.
Que usted posea horario de ingreso o entrada ya envuelve un requerimiento patronal, que debe dejar sin base o piso la aplicación del artículo 22. Usted, de estar regulado por el artículo 22 del Código laboral, no estaría sujeto a horario de entrada; tampoco a control de ingreso ni de salida.
Recordemos que ya la primera parte del artículo 42, letra a, inciso 3º, del Código laboral, establece que “Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso segundo del artículo 22, se presumirá que el trabajador está afecto a cumplimiento de jornada cuando debiere registrar por cualquier medio y en cualquier momento del día el ingreso o egreso a sus labores,…”.
Se percibe el encubrimiento de un contrato laboral común, con limitación de jornada; así, con sus derechos inherentes, tal como el cobro por la ejecución de horas extraordinarias.
El artículo 22 del Código laboral, bajo la rúbrica de “Jornada ordinaria de trabajo”, establece que la duración de la jornada ordinaria de trabajo no excederá de cuarenta y cinco horas semanales; sin embargo, a continuación acoge varias situaciones laborales que exceptúa expresamente de tal límite.
Así, quedan excluidos de la citada limitación de jornada laboral los trabajadores que presten servicios a distintos patrones; los gerentes, administradores, apoderados con facultades de administración y todos aquellos que trabajen sin fiscalización superior inmediata; los contratados de acuerdo con el Código laboral para prestar servicios en su propio hogar o en un lugar libremente elegido por ellos; los agentes comisionistas y de seguros, vendedores viajantes, cobradores y demás similares que no ejerzan sus funciones en el local del establecimiento.
Asimismo, quedan excluidos de la limitación de jornada, los trabajadores contratados para que presten sus servicios preferentemente fuera del lugar o sitio de funcionamiento de la empresa, mediante la utilización de medios informáticos o de telecomunicaciones (Código del trabajo, artículo 22, incisos 1º, 2º y 4º).
Como señalamos al comienzo, para enfrentar su caso servirán las presunciones que la misma ley reconoce, a saber: “Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso segundo del artículo 22, se presumirá que el trabajador está afecto a cumplimiento de jornada cuando debiere registrar por cualquier medio y en cualquier momento del día el ingreso o egreso a sus labores, o bien cuando el empleador efectuare descuentos por atrasos en que incurriere el trabajador. Asimismo, se presumirá que el trabajador está afecto a la jornada ordinaria, cuando el empleador, por intermedio de un superior jerárquico, ejerciere una supervisión o control funcional y directo sobre la forma y oportunidad en que se desarrollen las labores, entendiéndose que no existe tal funcionalidad cuando el trabajador sólo entrega resultados de sus gestiones y se reporta esporádicamente, especialmente en el caso de desarrollar sus labores en Regiones diferentes de la del domicilio del empleador” (Código laboral, artículo 42, letra a, inciso tercero).
Las contrataciones permitidas por el artículo 22 no tienen obligación de registrar ingreso; si la contraparte patronal le está aplicando parámetros o criterios propios de la contratación común (requiriéndole horario de ingreso), usted puede señalar tal práctica para sustentar que, en verdad, se le está aplicando la regulación horaria común, y de allí, por ejemplo, procede el pago de horas extraordinarias.
La Dirección del Trabajo ha reiterado lo anterior. Textualmente, “…la ley presume que el trabajador está afecto a cumplimiento de jornada en caso de concurrir alguna de las siguientes situaciones:
a) Cuando se le exija registrar, por cualquier medio y en cualquier momento del día, el ingreso o egreso a sus labores.
b) Cuando el empleador efectuare descuento por atrasos en que incurriere el trabajador.
c) Cuando el empleador, por intermedio de un superior jerárquico, ejerciere una supervisión o control funcional y directo sobre la forma y oportunidad en que se desarrollan las labores.
En relación a la situación a que se refiere la letra c), la propia ley establece que no existe tal funcionalidad si el trabajador sólo se limita a entregar resultado de sus gestiones y se reporta esporádicamente, especialmente si realiza sus labores en regiones diferentes de la del domicilio del empleador.
La concurrencia de alguna de las situaciones que configuran las presunciones antes mencionadas produce los siguientes efectos:
1) El empleador se encontrará obligado a pactar con los respectivos trabajadores, una jornada ordinaria de trabajo.
2) Deberá convenirse un sueldo o sueldo base en los términos establecidos en la letra a) del artículo 42 del Código del Trabajo, antes analizado, o proceder al ajuste de éste si se hubiere pactado uno inferior
” (dictamen 3152/063, de 2008, de la Dirección del Trabajo).

SIMULACIONES Y SUBTERFUGIOS PATRONALES. SU CASTIGO.
Aunque implican castigos muy leves, y deberían incluirse en la legalidad otras actividades patronales lesivas para los trabajadores, no está de más conocer situaciones o hipótesis que hoy se califican expresamente como ilícitas.
Debe sancionarse con una multa a beneficio fiscal de 5 a 100 unidades tributarias mensuales, a los patrones que simulen la contratación de trabajadores a través de terceros, cuyo reclamo se regirá por lo dispuesto en el artículo 474 (nuevo artículo 503).
En este caso, el patrón debe quedar sujeto al cumplimiento de todas las obligaciones laborales y previsionales y al pago de todas las prestaciones que correspondieren respecto de los trabajadores objetos de la simulación.
El que utilice cualquier subterfugio, ocultando, disfrazando o alterando su individualización o patrimonio y que tenga como resultado eludir el cumplimiento de las obligaciones laborales y previsionales que establece la ley o la convención, será sancionado con una multa a beneficio fiscal de 10 a 150 unidades tributarias mensuales, aumentándose en media unidad tributaria mensual por cada trabajador afectado por la infracción, cuyo conocimiento corresponderá a los Juzgados de Letras del Trabajo.
Quedan comprendidos dentro del concepto de subterfugio, a que se refiere el inciso anterior, cualquier alteración realizada a través del establecimiento de razones sociales distintas, la creación de identidades legales, la división de la empresa, u otras que signifiquen para los trabajadores disminución o pérdida de derechos laborales individuales o colectivos, en especial entre los primeros las gratificaciones o las indemnizaciones por años de servicios y entre los segundos el derecho a sindicalización o a negociar colectivamente.
El patrón está obligado al pago de todas las prestaciones laborales que correspondieren a los trabajadores quienes podrán demandarlas, en juicio ordinario del trabajo, junto con la acción judicial que interpongan para hacer efectiva la responsabilidad a que se refiere el inciso segundo.
El plazo de prescripción que extingue las acciones y derechos a que se refieren los incisos precedentes, es de cinco años contados desde que las obligaciones se hicieron exigibles (Código laboral, artículo 507).
Procure respaldo sindical.
Saludos cordiales.
20 de agosto de 2012.
************************
Estimada Amiga: Le invitamos a visitar la Sección Trabajadores Informados donde encontrará interesante información click aquí.

Comparte este artículo: | Más