291. Grandes patronales y sus asociaciones públicas. La denominada “responsabilidad social empresarial”. Control de liceos técni

Amigas y Amigos:
Poseyendo conciencia de que su unión sirve para defender sus propios intereses, los grandes patrones siempre se han asociado entre ellos.
Podemos decir que nunca les ha faltado “conciencia de clase”.
Sus intereses son revestidos con frases tales como “preocupación por el interés superior del país”, cubriendo el antagonismo real que poseen con el sector trabajador, oposición sustancial que la histórica práctica patronal acredita, incluso cruentamente, como ocurrió saboteando al gobierno de la Unidad Popular, y luego, durante la dictadura que sustentaron......


Grandes patronales y sus asociaciones públicas.
La denominada “responsabilidad social empresarial”.
Control de liceos técnicos. Formación de trabajadores obedientes y baratos.

Poseyendo conciencia de que su unión sirve para defender sus propios intereses, los grandes patrones siempre se han asociado entre ellos.
Podemos decir que nunca les ha faltado “conciencia de clase”.
Sus intereses son revestidos con frases tales como “preocupación por el interés superior del país”, cubriendo el antagonismo real que poseen con el sector trabajador, oposición sustancial que la histórica práctica patronal acredita, incluso cruentamente, como ocurrió saboteando al gobierno de la Unidad Popular, y luego, durante la dictadura que sustentaron.
De sus muchas acciones, acreditada judicialmente está la participación de ejecutivos de la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones, CMPC, en el apresamiento que terminó en el asesinato y entierro clandestino de 18 compatriotas (obreros, estudiantes, profesores), en septiembre de 1973, en la localidad de Laja, VIII región.

1. GRANDES PATRONALES Y SUS ASOCIACIONES PÚBLICAS.
Hoy, existe y opera la Sociedad nacional de pesca, Corporación de la madera, Corporación nacional de exportadores, y la Cámara marítima y portuaria.
Igualmente, opera e influye poderosamente la denominada Confederación de la producción y del comercio (CPC), fundada en 1935, que reúne, al menos, las siguientes agrupaciones patronales de área específica:
Sociedad de fomento fabril (SOFOFA).
Cámara nacional de comercio, servicios y turismo.
Sociedad nacional de agricultura (SNA).
Asociación de bancos.
Sociedad nacional de minería (SONAMI).
Cámara de la construcción.
Se estructura en base a un consejo nacional, organismo que determina la política general de la institución. Lo encabeza el presidente, y lo integran los ex presidentes de la misma, los presidentes de cada rama empresarial integrada, diez consejeros designados por estas asociaciones y los presidentes de los consejos regionales.
Su más conocida socia es la Sociedad de fomento fabril, SOFOFA. Es una federación gremial que indica reunir a cerca de 2.500 empresas, 38 asociaciones sectoriales y 8 gremios empresariales regionales, representados por las asociaciones industriales de Arica, Antofagasta, V Región, Curicó, Talca, Concepción, IX Región (Malleco y Cautín) y Valdivia. Según ella, todos estos miembros en conjunto englobarían el 100% de la actividad industrial de Chile y el 30% del Producto interno bruto.
Nótese que evita especificar que no representa a las denominadas mediana ni pequeña empresa.
Indica que se ha erigido en la voz de los industriales chilenos, y “es escuchada con respeto por gobernantes y sectores políticos, económicos y sociales”.
Entre los objetivos que publicita, que incluyen la representación de sus asociados, expresa: “promover la creación de conciencia pública en el sentido de que existe una estrecha relación entre el respeto a los derechos y la dignidad de las personas y el reconocimiento a la libre iniciativa de ellas, a la propiedad sólidamente garantizada, a la libertad de precios y mercados tanto de bienes como de servicios y a la apertura de la economía nacional al exterior, brindar a la opinión pública una debida información acerca de los principios que sustenta y finalidades que persigue la Sociedad; y mantener a aquélla al corriente de sus iniciativas y actividades de interés público, recabar de los Poderes del Estado y de las autoridades que de ellos dependan la adopción de las medidas que, atendiendo siempre al superior interés del país, favorezcan los propósitos de la Sociedad”.
La Cámara nacional de comercio, servicios y turismo de Chile, CNC, dice estar constituida por 24 cámaras de comercio territoriales desde Arica a Magallanes, 33 asociaciones especializadas, 19 cámaras de comercio binacionales y 20 empresas socias (30.000 empresarios).
La más antigua es la Sociedad nacional de agricultura, SNA, que también controla varias radioemisoras. En su sitio web señala ser “la estructura gremial del agro, custodios de la familia rural, la acción del agro que impulsa el crecimiento de la patria, pieza clave en el desarrollo de la nación, el origen histórico de la ganadería, fruta, vino, trigo y otros rubros, y, [nótese] la comida de más de 15 millones de compatriotas”.
Fundada en 1945, la Asociación de bancos e instituciones financieras de Chile, dice agrupar a todos los bancos y financieras privados establecidos en el país, así como a bancos extranjeros que mantienen en Chile oficinas de representación (24 bancos y 11 oficinas de representación de bancos extranjeros). Se destaca, dentro de sus finalidades esenciales, la representación de sus asociados ante los poderes públicos.
Con más de 120 años, la Sociedad nacional de minería, SONAMI, es una federación gremial que dice agrupar a los empresarios mineros privados de la Pequeña, Mediana y Gran Minería. Indica que representa, lidera y defiende la institucionalidad del sector minero privado ante los organismos públicos y privados, autoridades y la comunidad nacional e internacional. Goza de representantes (influencia) en los directorios de empresas públicas o estatales (es decir, de todos), tales como la Empresa Nacional de Minería (Enami) y la Empresa Nacional del Petróleo (Enap).

2. ¿NEUTRALIDAD EMPRESARIAL? MEDIOS DE CONTROL SOCIAL.
Sólo una persona ingenua puede creer que existe o puede existir neutralidad en materia de relaciones laborales, más cuando esta realidad se vincula estrechamente al régimen social y político.
Dependerá de la orientación de tal régimen si los derechos laborales se respetan o no; de allí, así como los trabajadores no pueden ser neutrales, el empresariado desde siempre ha tenido plena conciencia de sus intereses comunes y los ha impuesto a cómo de lugar.
Intereses que comparten debido a su igual posición en la estructura social, integrando la parte propietaria.
No es casual la integración patronal (y el aporte) a sectas o grupos ideológico-místicos (tales como el Opus Dei y los Legionarios de Cristo), cuyo concepto considera y valora la permanencia de jerarquías y grados de clase social, unos arriba y otros abajo, sistema de relaciones en el cual –claro está- ellos se ubican como dominadores o controladores.
Tampoco son neutrales sus vínculos y asesorías, las que se tiñen, incluso, de concepciones y conductas que prepararon el clima para el golpe de estado militar-patronal, de 1973.
El rol o papel jugado por los medios de prensa que siempre han controlado, es prueba fehaciente.
Hoy, se añade a su dominio, la totalidad de los grandes canales de televisión abierta, incluso aquellos barnizados de religiosidad. Obsérvese su programación, la tendenciosa orientación de sus noticieros, y quiénes son sus controladores reales.

3. LA ILUSIÓN DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL.
VENTAJAS COMPETITIVAS A COSTA DE LOS TRABAJADORES.

Hoy se escucha decir que “todo es diferente”, que ya no se justificaría la defensa de estos derechos. Que la parte empresarial habría asumido otros valores, entre ellos la denominada “responsabilidad social”. Que los conflictos laborales serían tema del pasado, dando a entender que hoy viviríamos en un ambiente de satisfacción y armonía social.
Los hechos indican que tal discurso se dirige al entorno mediático o publicitario, no representando la realidad de muchos centros productivos, ni reflejándose en una mayor consideración de trabajadores y trabajadoras; aunque se cambie de nombre el tratamiento o gestión de personas, de relaciones industriales (años 70 del siglo XX), gerencias de personal, y recursos humanos, a la hoy utilizada, de capital humano.
Pero, sus cambios de nombre no han mejorado un desigual sistema de relaciones. Lo que ha variado, tal como lo reconocen los propios formadores ideológicos de la jerarquía comercial empresarial chilena, es que en otras épocas el énfasis estaba en el vínculo de la empresa con los representantes de los trabajadores, como sindicatos y gremios; ahora, con la debilitación de éstos, el empresariado pueden actuar directa e individualmente sobre cada trabajador, hoy mucho más vulnerable.
Indicativo es que los contenidos de los cursos de perfeccionamiento de la señalada jerarquía comercial-empresarial (MBA, cursos de post grado) valoran positivamente la acción de poderosos grupos empresariales caracterizados por ejecutar graves prácticas antilaborales. Un caso ilustrativo: la cadena comercial estadounidense Wal-Mart, por una parte es considerada líder en responsabilidad social; el año 2002, el Wall Street Journal clasificó lo que denominó las empresas mundiales más comprometidas con la responsabilidad social, situándola en lugar de privilegio, junto a Johnson y Johnson y a Coca-Cola, premiación muy citada en tales cursos [1].
Sin embargo, se trata del mismo conglomerado empresarial condenado al pago de casi 80 millones de dólares, por violar leyes laborales de Pensilvania y actuar de mala fe, al obligar a sus empleados a laborar durante los descansos y fuera del horario de trabajo, según determinó, en octubre de 2006, un jurado de dicho Estado. Las prácticas salariales desleales de Wal-Mart le dieron ventaja competitiva a la compañía, generándole ganancias de 11.200 millones de dólares con 312.400 millones de dólares en ventas el 2005.

4. LO QUE DICEN Y LO QUE HACEN.
LIBERÁNDOSE DE FISCALIZACIONES.

En Chile la idea se publicita intensamente, esforzándose en introducirla no tanto ante el empresariado, que es el sector social cuyas tradicionales conductas directamente habría que modificar, sino sobre la dirigencia sindical y los trabajadores, alentándose ante éstos una imagen de nuevos tiempos laborales, imagen que, sin embargo, la realidad desmiente.
Una cartilla de la Dirección del Trabajo [2], aborda el concepto de responsabilidad empresarial (RSE), presentándola “como una nueva forma de hacer empresa, que se vincula en su desarrollo reciente al proceso de globalización de la economía mundial, surge del convencimiento de que la necesidad de innovación empresarial para la competitividad y la sustentabilidad del negocio, debe ir más allá de lo puramente tecnológico”.
Exhibiendo extrema confianza en invocadas nuevas actitudes de la parte empresarial, describe el denominado Pacto Mundial sobre Responsabilidad Social Empresarial (Global Compact). Acordado en la Organización de Naciones Unidas, en julio de 2000, se entiende “orientado hacia el respeto y vigilancia de los derechos humanos en la gestión empresarial, de los derechos fundamentales del trabajo definidos por la OIT, el cuidado y protección del medio ambiente”.
Indica contribuir a promover una inserción sustentable en los mercados globales con respeto a valores esenciales.
“Participan en el Pacto, los Gobiernos que definen los principios que guían la iniciativa; las compañías cuyas acciones se pretende influenciar”.
La cartilla señalada expresa que también participan del Acuerdo “los trabajadores, “que son los que producen; la sociedad civil que se beneficia si hay empresas socialmente responsables; y Naciones Unidas que provee el foro global”.
Sobre el mencionado Pacto, posee un rol tanto su oficina central (en Nueva York), como cuatro agencias de la ONU: la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos; la Organización Internacional del Trabajo; el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

5. UN PACTO QUE DEBERÍAN RESPETAR
En el campo de los derechos del trabajo, el Pacto recoge cuatro ideas, contenidas en la Declaración de Principios Fundamentales y Derechos del Trabajo adoptada por la Organización Internacional del Trabajo en su 86ª Conferencia Internacional (1998):
“Libertad de asociación y reconocimiento efectivo del derecho a negociar colectivamente; eliminación de todas las formas de trabajo forzoso y obligatorio; efectiva abolición del trabajo infantil; eliminación de la discriminación en el empleo y la ocupación.
Estos principios forman también parte de convenios específicos de la OIT, lo cual obliga a los países que les han ratificado, a respetarlos, promoverlos y cumplirlos fielmente. Al respecto, el Pacto propone distintas acciones importantes de desarrollar para dar soporte a los principios: en el lugar de trabajo, en la mesa de negociación y en la comunidad laboral”
.
En Chile, al menos diez empresas han firmado el Global Compact; deberíamos así entender que han asumido cumplirlo:
• Grupo Santander Chile.
• BancoEstado.
• Empresas Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones S.A. (CMPC).
• Compañía Cervecerías Unidas S.A. (CCU).
• Asociación Chilena de Seguridad (ACHS).
• Minera Escondida Ltda.
• Forestal Terranova S.A.
• Comparte, Comercializadora de Productos Artesanales Exportables S.A.
• Topp y Brand, Publicidad, Viajes y Turismo.
• Vincular RSE.

6. EN CHILE EXISTEN ASOCIACIONES PATRONALES SOBRE EL TEMA.
El citado documento de la Dirección del Trabajo también anota la existencia de una entidad (promovida por la Confederación de la Producción y del Comercio, CPC), y que, en Chile, sería la principal agrupación de empresas que, se entiende, alientan los valores de tal Pacto. Su nombre es Acción RSE.
Sus miembros son exclusivamente “empresas”, compañías de todos los tamaños y sectores de la actividad nacional. Realiza actividades dirigidas al mundo empresarial, a los medios de comunicación y a la opinión pública. Se enlaza para sus actividades con otras instituciones como universidades, centros de estudio, organizaciones no gubernamentales (ONG), y otras.
Las empresas socias deben cancelar una cuota anual, cuyo monto varía dependiendo del número de trabajadores: 1.000 dólares estadounidenses anuales si la empresa tiene menos de 50 trabajadores, y hasta 6.000 dólares anuales para aquéllas con un número mayor de 501 trabajadores.
Son varios los argumentos que utiliza Acción RSE para invitar a las empresas a asociarse, uno de los cuales brinda luces de la acción real: “Las empresas socias de Acción RSE reconocen que las políticas y prácticas corporativas socialmente responsables, constituyen un imperativo comercial, y las empresas líderes transforman esta declaración en una ventaja competitiva”.

7. ¿TRATAN A SUS TRABAJADORES COMO LO PUBLICITAN?
Ironía mayor es que alberga a empresas con graves acusaciones de infracciones laborales, ya en 2007.
Sus sindicatos y ex trabajadores juzgarán la congruencia entre lo que tales patronales dicen, y lo que hacen y han hecho. Entre otras, están asociadas:
• AES Gener.
• ACHS.
• Aguas Andinas.
• Anglo American Chile.
• Antofagasta Minerals.
• CCU.
• Bank Boston.
• Santander Santiago.
• Bellsouth.
• Caja de Compensación Los Andes.
• Chile Tabacos.
• Codigas.
• Colbún.
• Costa Lyon.
• Corpora Tres Montes.
• Entel PCS.
• Ferrada Nehme.
• Finning Cat.
• Escondida.
• Esso.
• Seguros Interamericana.
• Pontificia Universidad Católica.
• Gerdau Aza.
• Grupo Enersis.
• Grupo Polpaico.
• Kaleida.
• KMPG.
• Masisa.
• Mall Plaza Vespucio.
• Minera Los Pelambres.
• Mc Donalds.
• McCann Erickson.
• Merck Sharp y Dohme.
• Metrogas.
• Natura.
• Nike.
• People y Partners.
• Pimasa.
• Philips.
• P y G.
• Price Waterhouse Coopers.
• Principal Vida Chile.
• Puerto San Antonio.
• Sodexho.
• Target DDI.
• Terranova.
• Urquidi, Riesco y Compañía.
• Unilever.
• The Walt Disney Company Chile S.A.
• Zegers DDB.
Medio adecuado para instalar imágenes, convenientes medidas de marketing o mercadeo.

8. FORMACIÓN DE TRABAJADORES OBEDIENTES Y BARATOS.
ENTREGA DE LICEOS TÉCNICOS A AGRUPACIONES PATRONALES.

Hace unos años, un especial estudio dejó en evidencia que, ya antes de ingresar como dependiente al circuito productivo, los jóvenes de escuelas industriales y agrícolas cuya administración ha sido tomada por patrones privados, reciben una curiosa formación. Los propios dirigentes empresariales admiten que, en liceos administrados por ellos, se imparten orientaciones para formar jóvenes, futuros dependientes y subordinados, en ideas y cauces “adecuados” a la contraparte patronal.
Esto es, desde las aulas los jóvenes deben aprender y asumir, que sus roles en la vida implicarían trabajarles a otros, y según el sueldo y condiciones que esos otros planteen. Enfoque provechoso para el empresariado propietario, y que se traslada a formas de pensar la vida social e incluso política.
Un artículo periodístico, de 2006, descubre esta realidad [3]. Utilizando el decreto ley 3.166, expedido en el año 1980 como instrumento de su campaña privatizadora de la educación, la dictadura entregó (por vía del Ministerio de Educación), la administración de determinados establecimientos de educación técnico profesional a entidades privadas controladas por agrupaciones defensoras de intereses patronales. Así, se confeccionaron contratos, que permitieron el uso de los respectivos inmuebles, y el uso y goce de los bienes muebles necesarios para el funcionamiento de dichos establecimientos.
Así, mediante el sistema impuesto en el año 1980, la máxima asociación de grandes patrones, la Confederación de la producción y del comercio (CPC) y otras organizaciones, tomaron el control de liceos técnicos de elite.
Curiosamente, la normativa oficial no fijó un mínimo para inversión, y su mantenimiento.
En apariencia, el objetivo era que los socios de la CPC, prepararan a los futuros trabajadores de sus empresas afiliadas y acercar a los estudiantes al mundo laboral. Para el año 2006, el aporte estatal superó los 25 mil millones de pesos. La subvención por alumno para estos colegios, que albergan a cerca de 60 mil jóvenes de escasos recursos, es, así, mayor a la del resto del sistema: mientras que municipales y particulares subvencionados percibían 30 mil pesos por alumno, estos colegios recibían un promedio de 37 mil.
La exclusividad del “beneficio” implicó que, entonces, los liceos se repartieran en 19 corporaciones, la mayoría socias de la patronal CPC o de sus principales componentes: 5 liceos para la Sociedad de fomento fabril (SOFOFA), 11 para la Cámara nacional de comercio, 11 para la Sociedad nacional de agricultura (SNA), 5 para la Cámara de la construcción, 5 para la Cámara de comercio de Concepción y 10 para la Corporación de desarrollo privado de Curicó (CORPRIDE), en cuyo directorio se encuentran miembros de la Cámara de comercio de esa ciudad.
Se comprobó que, recibiendo dinero del Estado, no invierten, descubriéndose variados casos de corrupción en su administración.

9. TRABAJARLES PARA PODER ESTUDIAR.
CODESSER -corporación de la SNA - tiene liceos desde que se gestó el sistema. En 2006 ya eran 21, que incluyen los heredados por el decreto ley 3.166, más dos liceos propios y ocho que varias municipalidades le han cedido para administrarlos. Algunos son escuelas agrícolas ubicadas en predios estatales, donde los estudiantes producen carne, frutas y verduras comercializadas en Chile y el exterior.
Los alumnos deben trabajar en verano, sin sueldo. Comienzan las faenas en Primer año medio; la carga va aumentando conforme crecen. “Pero nada que sea perjudicial para su salud. No se les hace cargar más de 50 kilos...”, dice Rodrigo Martino, secretario general de la CODESSER, aclarando que “sólo en una ocasión un chico murió conduciendo un tractor que se le volcó encima” [tal cual].

10. FUERZA LABORAL DE BAJO PRECIO.
Según el estudio “Rentabilidad de la educación formal en Chile”, de María Arellano y Matías Braun, un alumno de la educación técnica se inicia ganando poco más del sueldo mínimo y le toma cerca de 20 años llegar a doblar esa remuneración.
El estudio “Formación dual: un desafío para Chile”, realizado en 2001 por la Universidad de Chile, a liceos técnicos que mezclan horas de clase con trabajo, agrega que “un 30% de los empresarios reconoce tener en este sistema una fuente de mano de obra de bajo precio”.

CITAS.
[1] Gerry JOHNSON, Fred R. DAVID, y H. Igor ANSOFF, Gestión. Pearson Educación, México, 2005.
[2] Pablo BALTERA y Estrella DÍAZ, Responsabilidad social empresarial. Alcances y potencialidades en materia laboral. En Cuaderno de Investigación número 25, Departamento de Estudios de la Dirección del Trabajo, Santiago, diciembre de 2005.
[3] Javier REBOLLEDO, Fábrica de obreros baratos. En el Diario “La Nación”, edición electrónica de 18 de junio de 2006.

Saludos cordiales.
30 de julio de 2012.
*************
Amigas y Amigos: Le invitamos a visitar la Sección Trabajadores Informados donde encontrará interesante información click aquí.

Comparte este artículo: | Más