Preaviso de despido esgrimiendo “necesidades de la empresa”, y licencia médica. Libre despido instalado y amparado por los dos b

Estimados señores:
Tengo contrato indefinido (trabajo desde el 2009 con esta empresa, pero tengo contrato vigente desde el 01 de Febrero del 2011).
En agosto 2011 me entregaron una carta de despido con 30 días de anticipación, el motivo del despido por necesidades de la empresa. (solo porque no tengo título de administrativo contable, soy secretaria bilingüe, pero no he tenido nunca reproches por no saber hacer mi trabajo).
Desde hace un año tengo una minusvalía (con registro nacional de invalidez), por lo que a los 5 días de que recibiera la carta de despido, me acogí a licencia médica. Por fin de operaron en Enero de este año y creo que terminaré mi rehabilitación en abril de este año. Mi pregunta es: Luego de terminar con mis licencias médicas, debo regresar y cumplir los otros 25 días de trabajo que me quedaron pendientes después de iniciar con mis licencias médicas?, Tengo derecho a indemnización por año trabajado?, Tengo derecho a indemnización por vacaciones proporcionales?
Cuántas?
Es legal el despido por necesidades de la empresa por no tener título que ellos desean, pero sí saber hacer el trabajo?
Esperando su pronta respuesta, se despide atentamente,
Karen Herrera B.


MATERIA:
PREAVISO DE DESPIDO ESGRIMIENDO “NECESIDADES DE LA EMPRESA” Y LICENCIA MÉDICA.
LIBRE DESPIDO INSTALADO Y AMPARADO POR LOS DOS BLOQUES PARTIDARIOS.


Estimada amiga.
Mientras haga uso de licencia médica, no opera el despido por necesidades de la empresa.
Usted expresa que tiene contrato vigente sólo desde el 1 de febrero de 2011 pero señala que trabaja desde el 2009 con la empresa. Le sugerimos ubicar respaldo profesional personalizado, que examine qué prestaciones realizaba entre 2009 y 2011 y resuelva si procede incluir esos años como laborados bajo vínculo de dependencia y subordinación.
Con tales datos, determinar la presentación de demanda por despido improcedente, esto es, que impugna el uso de la causal del artículo 161 del Código laboral.
Patronalmente, no puede usarse la causal del término “necesidades de la empresa” (artículo 161 del Código laboral), con un trabajador que hace uso de licencia médica, permaneciendo vigente su contrato de trabajo durante tal período.
El otorgamiento de una licencia por enfermedad interrumpe el plazo de preaviso de término de contrato por aplicación de las causales de “necesidades de la empresa, establecimiento o servicio y desahucio”, el cual, por tanto, continúa corriendo una vez cumplido el período que abarca la licencia o su prórroga.
Asimismo, procede considerar, para los efectos de enterar el año de antigüedad en la empresa que da derecho al pago de indemnización por años de servicios al invocarse como causal de terminación del contrato las necesidades de la empresa, establecimiento o servicio y desahucio, el período que abarque una o más licencias médicas otorgadas al trabajador durante el período de preaviso (dictamen 2412/139, de 2002).
De allí, procedería el pago de indemnización por año de servicio, además del feriado y, eventualmente, gratificación legal.
El régimen de libre despido, imperante en Chile, acrecienta la explotación de los trabajadores y su sometimiento hacia los patrones, al instalar el permanente temor al despido inmediato.
Es que, la contraparte patronal, con la sola invocación, en la carta despido, de “necesidades de la empresa”, puede dar término a uno o varios contratos individuales cuando lo desee, a menos que el trabajador tenga fuero.
La causal “necesidades de la empresa” fue especialmente establecida en la ley, por los dos bloques partidarios que se reparten Chile, para que la contraparte patronal gozara de total amplitud para despedir trabajadores; primero se situó en la ley 19.010, artículo 3, de 1990; hoy –con leves cambios no esenciales- se alberga en el artículo 161 del Código laboral.
Así lo confiesa el Mensaje Presidencial o Exposición de motivos, que impulsó la aprobación de tal precepto legal por el entonces nuevo Congreso, al expresar que tal norma resguarda “la necesaria flexibilidad y autonomía que debe tener la gestión empresarial, evitando mecanismos que impongan la inamovilidad, el reintegro obligatorio o las autorizaciones previas para [despedir] trabajadores sin fuero” (Mensaje presidencial 100, de 1990, párrafo 8º).
Saludos cordiales.
Procure respaldo sindical.
12 de marzo de 2012.

Comparte este artículo: | Más