Estatuto docente. Educadores de párvulos en área privada subvencionada. Contrataciones simultáneas como dependiente y a honorari

Soy profesora de la escuela Educadora de Párvulos y Profesora Básica y Licenciada en Educación y estoy a cargo de pre-kinder y kinder con 30 horas de contrato y además realicé talleres de reforzamiento educativo pagadas con SEP por lo cual es a honorarios y según la sostenedora no se debe firmar contrato alguno, pero yo firmo el libro de asistencia desde junio a noviembre porque sólo se realizaron los talleres hasta noviembre y este libro lo firmamos todo los profesores que hacemos horas SEP.
Las mías son 5 horas pagadas contra presentación de boleta es decir a honorarios y no tenemos sindicato. Mi pregunta es ¿Dónde debo dirigirme para hacer valer mis derechos? pues se me debería haber contratado por esas 5 horas en mi contrato que comenzó el 1 de marzo de 2010.
Además cambia de nombre el empleador de nombre de persona natural a sociedad y yo llevo 2 años en la escuela pero me dijeron que debo esperar 2 más para que pase a indefinido ¿está bien? ¿Debo seguir 2 años más a contrato de plazo fijo? No tenemos sindicato pues es una escuela con menos de 80 niños con cursos combinados desde pre-kinder a sexto y sólo somos 6 profesores contratados.
Por favor oriénteme para saber dónde puedo exponer mi caso y el de mis colegas.
Muchas gracias
Edith


MATERIA:
ESTATUTO DOCENTE. EDUCADORES DE PÁRVULOS EN ÁREA PRIVADA SUBVENCIONADA. CONTRATACIONES SIMULTÁNEAS COMO DEPENDIENTE Y A HONORARIOS. CONTRATACIÓN A PLAZO. MODIFICACIONES EMPRESARIALES EN DOMINO, POSESIÓN O MERA TENENCIA.


Estimada amiga.
La respuesta respecto de si esas 5 horas, por servicios prestados al margen de sus labores dependientes (de 30 horas semanales), financiadas con fondos “SEP”, se regulan por honorarios o debieron someterse a la ley laboral, lo determina el contenido de esa prestación, es decir, si al ejecutarle estuvo o no sometida a dependencia y subordinación, según hemos explicado en otras respuestas.

¿A QUIÉNES SE CONSIDERA COMO PROFESIONALES DE LA EDUCACIÓN?
Son profesionales de la educación las personas que poseen título de profesor o educador, concedido por Escuelas Normales, Universidades o Institutos Profesionales. Asimismo, todas las personas legalmente habilitadas para ejercer la función docente y las autorizadas legalmente para desempeñarla (artículo 2 del mencionado Estatuto).

ÁREA DE REGULACIÓN PERSONAL DE ESTATUTO DOCENTE.
Quedan afectos al Estatuto docente los profesionales de la educación que prestan servicios en los establecimientos de educación básica y media, de administración municipal o particular reconocida oficialmente, como asimismo en los de educación pre-básica subvencionados conforme al decreto con fuerza de ley 2, de 1998, del Ministerio de Educación, como en los establecimientos de educación técnico-profesional administrados por corporaciones privadas sin fines de lucro, según lo dispuesto en el decreto ley 3.166, de 1980, como quienes ocupan cargos directivos y técnico-pedagógicos en los departamentos de administración de educación municipal que por su naturaleza requieran ser servidos por profesionales de la educación (artículo 1 del Estatuto).

EDUCADORES DE PÁRVULOS EN ÁREA PRIVADA SUBVENCIONADA.
Ahora bien, los profesionales de la educación que prestan servicios en el primer nivel de transición de la educación parvularia o pre-básica en establecimientos educacionales subvencionados también se encuentran regidos por el Estatuto docente, según precisó la Contraloría General de la República, mediante dictamen 54.006, de 14 de noviembre de 2008, el cual reconsideró pronunciamientos 5.620 y 20.109, ambos de 2007.
Lo mismo ocurre con aquellos profesionales que laboran en establecimientos educacionales del segundo nivel de transición de la educación parvularia o pre-básica.

CONTRATACIONES SIMULTÁNEAS COMO DEPENDIENTE Y A HONORARIOS.
Según la Dirección del Trabajo, un trabajador dependiente puede, simultáneamente, prestar servicios en su calidad de profesional a la patronal, y percibir honorarios por dichas tareas; lo anterior, en caso de que no se haya convenido expresamente en el contrato de trabajo la prohibición para que el dependiente ejerza su profesión u oficio.
De allí, para dicha entidad intérprete y fiscalizadora de la ley laboral, no existiría inconveniente para que éste pueda desempeñar su actividad percibiendo por ello el pago de una suma previamente convenida siempre que no concurran los elementos que configuran una relación laboral. Así, un trabajador puede percibir honorarios por los servicios prestados en su calidad de profesional, en especial si ellos serán ejecutados en su propio domicilio, en funciones que son distintas a aquellas estipuladas en el contrato de trabajo celebrado entre las mismas partes (dictamen 6884/326 de 1986, vigente hoy).

CONTRATACIÓN A PLAZO EN ÁREA PRIVADA.
En lo referente a su contratación y plazos, recordemos que “Las relaciones laborales entre los profesionales de la educación y los empleadores educacionales del sector particular, así como aquellas existentes en los establecimientos cuya administración se rige por el decreto ley 3.166, de 1980, serán de derecho privado, y se regirán por las normas del Código del Trabajo y sus disposiciones complementarias en todo aquello que no esté expresamente establecido en este Título” (Estatuto docente, artículo 78).
En sus contratos se debe estipular, especialmente:
a) Descripción de las labores docentes que se encomiendan;
b) Determinación de la jornada semanal de trabajo, diferenciándose las funciones docentes de aula de otras actividades contratadas;
c) Lugar y horario para la prestación de servicios.
El tiempo que el docente utilice en un mismo día para trasladarse de un establecimiento a otro en virtud de una misma relación laboral, se considerará trabajado para todos los efectos de esta ley, y el costo de movilización será de cargo del empleador. Ambas circunstancias deberán señalarse expresamente, y
d) Duración del contrato, el que podrá ser de plazo fijo, de plazo indefinido o de reemplazo.
El contrato a plazo fijo tendrá una duración de un año laboral docente, pudiendo renovarse en conformidad a lo dispuesto en el Código del trabajo. Ahora bien, revisando éste último texto, encontramos que el trabajador que hubiere prestado servicios discontinuos en virtud de más de dos contratos a plazo, durante doce meses o más en un período de quince meses, contados desde la primera contratación, se presumirá legalmente que ha sido contratado por una duración indefinida. Tratándose de gerentes o personas que tengan un título profesional o técnico otorgado por una institución de educación superior del Estado o reconocida por éste, la duración del contrato no podrá exceder de dos años. El hecho de continuar el trabajador prestando servicios con conocimiento del empleador después de expirado el plazo, lo transforma en contrato de duración indefinida. Igual efecto producirá la segunda renovación de un contrato de plazo fijo (artículo 159, número 4, en lo pertinente, del Código laboral).
El contrato de reemplazo, es aquel en virtud del cual un docente presta servicios en un establecimiento para suplir transitoriamente a otro con contrato vigente que no puede desempeñar su función, cualquiera que sea la causa. Deberá establecerse en él, el nombre del docente que se reemplaza y la causa de su ausencia.
El contrato de reemplazo durará por el período de ausencia del profesional reemplazado, salvo estipulación en contrario.
Si durante el año laboral docente termina el contrato de un profesional de la educación, el empleador tendrá derecho a contratar a otro en forma residual hasta el término del mismo.
Para los efectos de contratar a un profesional de la educación para una actividad extraordinaria o especial que por su naturaleza tenga una duración inferior al año escolar, el contrato deberá estipular una fecha de inicio y una de término. Los profesionales así contratados no podrán desempeñar actividades regulares con cargo a dicho contrato.
Asimismo, si durante el año laboral docente termina el contrato de un profesional de la educación, el empleador tendrá derecho a contratar a otro por el resto del mismo (Estatuto docente, artículo 79).

LABORES EN ÁREA PARTICULAR HASTA MES DE DICIEMBRE.
Está claro que usted está contratada como dependiente al menos por 30 horas. El Estatuto docente, en su artículo 82, preceptúa que “Todo contrato vigente al mes de diciembre se entenderá prorrogado por los meses de enero y febrero o por el período que medie entre dicho mes y el día anterior al inicio del año escolar siguiente, siempre que el profesional de la educación tenga más de seis meses continuos de servicios para el mismo empleador”.
Ahora bien, ya en el terreno de contrataciones bajo la ley SEP, la normativa que regule su contrato podrá ser el mencionado Estatuto docente siempre que, respecto de usted, se den todos los requisitos de aplicabilidad de este cuerpo legal, a saber:
a) Ser profesional de la educación, sea titulado, habilitado o autorizado;
b) Prestar servicios en un establecimiento educacional;
c) Desempeñar una función docente, es decir, propiamente tal, técnico pedagógica o directiva, y
d) Formar parte de la dotación docente en el caso del sector municipal.
De concurrir copulativamente dichos requisitos, se aplicarán los preceptos del Estatuto docente. Supletoriamente el Código del trabajo y leyes complementarias, al tenor de lo dispuesto en los artículos 71 y 78 del referido Estatuto, según se trate del sector municipal o particular, respectivamente. Lo anterior lo reconoce el dictamen 4127/069, de 2010, de la Dirección del Trabajo.

MODIFICACIONES EMPRESARIALES EN CUANTO A SU DOMINO, POSESIÓN O MERA TENENCIA.
Para los efectos previstos en el Código del trabajo, se presume de derecho (esto es, no se acepta prueba en contrario), que representa al empleador y que en tal carácter obliga a éste con los trabajadores, el gerente, el administrador, el capitán de barco y, en general, la persona que ejerce habitualmente funciones de dirección o administración por cuenta o representación de una persona natural o jurídica.
Las modificaciones totales o parciales relativas al dominio, posesión o mera tenencia de la empresa no alterar los derechos y obligaciones de los trabajadores emanados de sus contratos individuales o de los instrumentos colectivos de trabajo, que mantendrán su vigencia y continuidad con el o los nuevos empleadores, según lo determina el artículo 4 del Código laboral.
Así, al distinguir entre empresa y empleador, dicho precepto ha vinculado los derechos y obligaciones de los trabajadores con la empresa y no con la persona natural o jurídica que la administra. Por ello, las modificaciones totales o parciales relativas al dominio, posesión o mera tenencia de la empresa, no alteran los derechos y obligaciones de los trabajadores, emanados de sus contratos individuales o colectivos. Así, en materia de afiliación sindical, la división, filialización, fusión o transformación de las sociedades, no constituye causal legal de renuncia a la organización respectiva (dictamen 5.047/220, de 2003).
El precepto del inciso 2º del artículo 4º del Código del Trabajo obliga al nuevo dueño, poseedor o mero tenedor de una empresa a pagar las prestaciones y beneficios que el antiguo propietario hubiere quedado adeudando a los trabajadores (dictamen 0849/28, de 2005).
Estimada amiga: puede y debe recurrir a la respectiva Inspección del Trabajo, pero cuide de acreditar que tales 5 horas semanales se ejecutaron bajo dependencia y subordinación.
Saludos cordiales.
29 de diciembre de 2011.

Comparte este artículo: | Más