Licencia médica. Base de cálculo valor de subsidio. Pagos que corresponden a empleador.

Mi consulta es si el empleador puede descontar al reintegrarse a trabajar, los días 31 que se incluyen en licencia medica, indicando que el sistema considera los meses de 30 días. por lo tanto los días acumulados por este concepto los descuenta como faltas al trabajo.
Ejemplo 120 días de licencia, que incluyen 3 días 31, todos los días fueron cancelados por Fonasa , y empleador los descuenta por el concepto mencionado.
¿corresponde? ¿bajo que normativa?
Saludos,
Yasna


MATERIA:
LICENCIA MÉDICA. BASE DE CÁLCULO VALOR DE SUBSIDIO. PAGOS QUE CORRESPONDEN A EMPLEADOR.


Estimada amiga.
En verdad, lo que hace el “sistema” es, por una parte, calcular el valor diario del subsidio tomando como base el promedio de la remuneración mensual neta (y no una fracción de ella, por ejemplo, su 98%). Por otra, establece que el monto diario de los subsidios será una cantidad equivalente a la trigésima parte de su base de cálculo, esto es, promedio de remuneración mensual neta, devengada en los tres meses calendario más próximos al mes en que se inicia la licencia.
Si el “sistema” a que se refiere su contraparte patronal es el propio de esa empresa, pues entonces ese es problema de ellos.
Existen convenios entre FONASA y empresas, acogidos en contratos colectivos, mediante los cuales la patronal paga los días licenciados directamente a los trabajadores, y luego, cuando FONASA los cancela, la patronal recibe tales montos, haciéndose pago con ellos.
Remuneración neta, para la determinación de las bases de cálculo, es la remuneración imponible (sea que abarque febrero, con 28 días, u octubre, con 31), con deducción de la cotización personal y de los impuestos correspondientes a dicha remuneración.
La base del cálculo para la determinación del monto de los subsidios considera los datos existentes a la fecha de iniciación de la licencia médica, y es una cantidad equivalente al promedio de la remuneración mensual neta, del subsidio, o de ambos, que se hayan devengado en los tres meses calendario más próximos al mes en que se inicia la licencia.
En palabras más simples aun, el cálculo procede sumando las remuneraciones imponibles correspondientes a los tres meses anteriores más próximos al inicio de la licencia, remuneraciones a las que se les deducido el monto de las cotizaciones previsionales (de pensiones y de salud) y, eventualmente, el impuesto.
Asimismo, debe añadírsele el valor del subsidio líquido, si es que el trabajador tuvo licencias médicas en tal período.
El valor obtenido se divide por tres, y su resultado determina el promedio de remuneración neta.
Esta cantidad se dividirá por 30, para determinar el valor del subsidio líquido diario, el que se multiplicará por los días de reposo, entregando el valor del subsidio correspondiente al lapso.
Si usted observa con atención, la división del promedio de la remuneración neta por 30 suministra un valor diario de subsidio, que es superior (más conveniente), que si se dividiera por 31.
Si FONASA los canceló al empleador, este debe pagarlo a la trabajadora. El sentido de la ley es compensar al trabajador en lo que se deja de ganar por un siniestro ajeno a su voluntad (y que, incluso, puede radicar en negligencia patronal), sin perjudicarle, al grado que, si en tales meses hubiese procedido el pago de remuneraciones ocasionales o que correspondan a períodos de mayor extensión que un mes, tales como (son meros ejemplos), gratificaciones, bonificaciones o aguinaldos de Navidad o Fiestas Patrias (dineros que no se consideran para la determinación de las bases de cálculo del subsidio), de todos modos el trabajador subsidiado no perderá el derecho a percibir tales remuneraciones, en la forma y en la oportunidad establecidas en el correspondiente contrato de trabajo, por el tiempo en que haya percibido el subsidio. Es decir, la misma contraparte patronal debe pagárselos al trabajador, aunque no hubiese estado laborando.

RECORDEMOS LA NORMATIVA PERTINENTE.
La base del cálculo para la determinación del monto de los subsidios considera los datos existentes a la fecha de iniciación de la licencia médica, y será una cantidad equivalente al promedio de la remuneración mensual neta, del subsidio, o de ambos, que se hayan devengado en los tres meses calendario más próximos al mes en que se inicia la licencia.
Remuneración neta, para la determinación de las bases de cálculo, es la remuneración imponible, con deducción de la cotización personal y de los impuestos correspondientes a dicha remuneración.
En caso de accidentes en que el trabajador no registre cotizaciones suficientes para enterar los meses a promediar, se considerará para estos efectos la remuneración mensual neta resultante de la establecida en el contrato de trabajo, las veces que sea necesario.
El subsidio de cesantía se exceptúa de la base de cálculo.
Las remuneraciones ocasionales o que correspondan a períodos de mayor extensión que un mes, tales como gratificaciones, bonificaciones o aguinaldos de Navidad o Fiestas Patrias, no se considerarán para la determinación de las bases de cálculo establecidas. En todo caso, la subsidiada no perderá el derecho a percibir las remuneraciones recién referidas de su contraparte patronal, en la forma y en la oportunidad establecida en el correspondiente contrato de trabajo, por el tiempo en que haya percibido el subsidio.
Si opera un reajuste “legal” de remuneraciones dentro del mes en que se produzca la incapacidad laboral, el monto de la base de cálculo del subsidio se reajustará en la medida y forma en que corresponda aplicar dicho reajuste.
Los subsidios se devengan por día.
Los subsidios se devengan desde el primer día de la correspondiente licencia médica, si ésta fuere superior a diez días o desde el cuarto día, si ella fuere igual o inferior a dicho plazo.
Los subsidios durarán hasta el término de la correspondiente licencia médica, aun cuando haya terminado el contrato de trabajo.
El monto diario de los subsidios será una cantidad equivalente a la trigésima parte de su base de cálculo. Este monto podrá ser reducido hasta en una décima parte, mediante decreto supremo del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, cuando se estime presupuestariamente que el costo de los subsidios excederá del 2% de las remuneraciones imponibles.
El monto diario de los subsidios no podrá ser inferior a la trigésima parte del cincuenta por ciento del ingreso mínimo que rija para el sector privado (dfl. 44, de 1978, de Ministerio del Trabajo y Previsión Social, artículos 7, 8 incisos 1º, penúltimo y final, y artículos 10 a 17, inciso 1º, texto vigente al 25 de octubre de 2011).
Procure respaldo sindical.
Saludos cordiales.
25 de octubre de 2011.

Comparte este artículo: | Más