Término de contrato patronal, licencia médica y nuevo contrato individual. Fuerza mayor o caso fortuito

Estimados:
Me encuentro con licencia medica por un accidente de tránsito, ahora en la empresa en la cual trabajo (contrato indefinido) el mandante le término el contratos de prestación de servicios, por lo que a todos los trabajadores se les da la posibilidad de continuar las labores con el otro contratista acontar del 01 de julio del año en curso, para ello deben firmar su renuncia voluntaria, hecho que también se me solicito a mi, es esto legal?,
¿puedo firmar otro contrato estando con licencia medica?, a modo de resguardecer mis licencias debe ser a plazo fijo???, debo destacar que se me paga todo en la renuncia voluntaria como si me despidieran...pero no sé que hacer si renunciar o que me despidan....
Saludos,
Jorge


MATERIA:
TÉRMINO DE CONTRATO PATRONAL, LICENCIA MÉDICA Y NUEVO CONTRATO INDIVIDUAL.
FUERZA MAYOR O CASO FORTUITO


Estimado amigo.
Se entiende por licencia médica el derecho que tiene el trabajador de ausentarse o reducir su jornada de trabajo, durante un determinado lapso de tiempo, en cumplimiento de una indicación profesional certificada por un médico-cirujano, cirujano-dentista o matrona, reconocida por su empleador en su caso, y autorizada por un Servicio de Salud o Institución de Salud Previsional según corresponda, durante cuya vigencia podrá gozar de subsidio especial con cargo a la entidad de previsión, institución o fondo especial respectivo, o de la remuneración regular de su trabajo o de ambas en la proporción que corresponda (decreto supremo 3, de Ministerio de Salud, de 1984 , artículo 1).
Así, la licencia médica tiene por finalidad fundamental justificar la ausencia del trabajador a sus labores, o la reducción de la jornada, en cumplimiento de una indicación de facultativo médico.
Ahora bien, para tener derecho a subsidio se requiere un mínimo de seis meses de afiliación al sistema, y de tres meses de cotización dentro de los seis meses anteriores a la fecha inicial de la licencia médica correspondiente. Los trabajadores dependientes contratados diariamente por turnos o jornadas deberán contar, además del período mínimo de afiliación recién señalado con, a lo menos, un mes de cotizaciones dentro de los seis meses anteriores a la fecha inicial de la respectiva licencia.
No se requiere tales períodos si la incapacidad laboral es causada por accidente (artículos 4 y 6 del dfl 44, de Ministerio del Trabajo y Previsión Social, de 1978).
Así, la licencia somete al descanso total o parcial, pero no impide llegar a acuerdo con el presente empleador para dar término al vínculo laboral, y tampoco prohíbe suscribir otro contrato de trabajo.
Recordemos lo preceptuado por el artículo 15 del citado dfl 44: “Los subsidios durarán hasta el término de la correspondiente licencia médica, aun cuando haya terminado el contrato de trabajo”.
Usted nos solicita respuestas muy prácticas. Parece oportuno renunciar, si es que le pagan indemnización; más aun cuando la causa de término laboral es que su empleador ha quedado sin contrato con el mandante por causas ajenas a su voluntad, con lo cual se abre la puerta para despedirle. Respecto de si es o no es “legal”, poco le servirá en este caso concreto, ya que de no proceder como se lo plantean, simplemente no le contratarán nuevamente.
Es que la licencia médica sólo protege contra el despido por necesidades de la empresa, no cuando se invoca fuerza mayor o caso fortuito, causales que históricamente se alegan –y se aceptan- si el empleador del rubro contratista termina convenios con sus mandantes o pierde, por ejemplo, la renovación de contratos de concesión que ejecutaba.
Nuestra preocupación radica en que, frente a situaciones semejantes, determinaciones de la Dirección del Trabajo no han considerado factores esenciales. Como caso ilustrativo, en el año 2000, conociendo de una reclamación interpuesta por un dirigente con fuero sindical, del sindicato COSEM, que laboraba en una grúa Hitachi de propiedad de SAAM, vendida por ésta a terceros, determinó que la venta de tal grúa, en la cual se desem¬peñaba como mecánico de mantención el dirigente sindical, con¬stituye caso fortuito o fuerza mayor para su emplea¬dor COSEM Limitada y, por ende, le libera de su obliga¬ción de proporcionar a aquél el traba¬jo convenido” (dictamen 4055/297).
El recién expuesto aparenta constituir un razonamiento justificado. Sin embargo, debe considerarse dos datos no menores. Primero, legalmente se entiende por fuerza mayor o caso fortuito el imprevisto a que no es posible resistir. Y, segundo, SAAM es propietaria en un 99% de COSEM (su nexo es de empresa matriz a filial), fundiéndose, por tanto, los intereses de ambas; es decir, para efectos de toma de decisiones comerciales y laborales, son una misma entidad, con lo cual los patrones pudieron manejar a su arbitrio la situación laboral (y sindical), del dirigente mencionado.
Citamos este caso, en apariencia lejano, para que usted, conociendo el proceder oficial en lo referente a término de contratos patronales, y frente a movidas de patrones poderosos, resuelva del modo más conveniente, tal cual nos lo requiere.
Ahora bien, finalizado su contrato individual de trabajo, y habiendo suscrito otro, debe cuidar de que las labores efectivas de la nueva contratación no incidan en los días licenciados, más aun cuando se supone que se está recuperando de un accidente que le impide laborar. De otro modo, puede ocurrir que, por una parte, usted siga recibiendo subsidio (costeado estatalmente o mediante Isapre), y por otra, reciba remuneración de su nuevo patrón, que es la que, precisamente, se entiende estar siendo reemplazada por el subsidio. Tenga certeza de que tal doble percepción por una misma causa, además de ser improcedente, no será del agrado, ni del Estado ni de Isapre alguna, y así reaccionarán.
Procure respaldo sindical.
Saludos cordiales.
10 de junio de 2011.
_______________________

Comparte este artículo: | Más