Consulta: "Ingreso mínimo mensual, comisión y sueldo base Ley 20.281 y sus curiosas interpretaciones"

estimados señores ,
 fui finiquitada con 18 años de trabajo en un banco, hasta el año 2007 aprox tenia renta fija despues se cambio mi contrato a comisionista con sueldo base de $40.000 y se me sacaba de mis comisiones la diferencia para ajustar el sueldo minimo. El anexo contrato decia que si en  algun mes yo no tenia comisiones el banco me pagaría un bruto asegurado de $ 250.000.- mi pregunta es, ¿se me debio pagar sueldo base minimo legal  asumido por mi empleador mas mis comisiones completas? tengo entendido que  el empleador tenia un fecha limite para esto ,cual es ? aun no firmo mi finiquito agradeceria me contestaran a la brevedad y felicitaciones por la posibilidad que nos dan ya que la inspeccion del trabajo esta saturada.


MATERIA:
INGRESO MÍNIMO MENSUAL, COMISIÓN Y SUELDO BASE
LEY 20.281 Y SUS CURIOSAS INTERPRETACIONES

Estimada amiga.
Las relaciones entre “ingreso mínimo mensual”, “comisión” y “sueldo base”, no resultan tan pacíficas como los apologistas de la ley 20.281, de 2008, le publicitaron. Lo que podemos hacer es proporcionar lineamientos generales para que aborde su caso.

Sueldo y comisión son dos especies distintas de remuneración.
El sueldo, o sueldo base, “es el estipendio obligatorio y fijo, en dinero, pagado por períodos iguales, determinados en el contrato, que recibe el trabajador por la prestación de sus servicios en una jornada ordinaria de trabajo, sin perjuicio de lo señalado en el inciso segundo del artículo 10.
El sueldo, no podrá ser inferior a un ingreso mínimo mensual. Se exceptúan de esta norma aquellos trabajadores exentos del cumplimiento de jornada…” (artículo 42, letra a, primera parte, del Código laboral).
Por su parte, la “comisión” es “el porcentaje sobre el precio de las ventas o compras, o sobre el monto de otras operaciones, que el empleador efectúa con la colaboración del trabajador” (artículo 42, letra c, del Código del trabajo).
Así, el sueldo debe implicar un monto no inferior a un ingreso mínimo mensual, o a una proporción de éste, en caso de que se esté sujeto a una jornada parcial de trabajo.

“Emolumentos variables” para rellenar el sueldo hasta alcanzar el ingreso mínimo
Ahora bien, oficialmente se impuso un curioso razonamiento: si en la relación laboral existen otros “emolumentos variables”, que reúnan las características de sueldo (¡aunque el trabajador jamás le haya querido dar tal calidad!), pues entonces, habiendo un sueldo base inferior al ingreso mínimo, el patrón cumplirá con la norma legal imputando a tal sueldo otros “emolumentos variables”; por ejemplo, para la citada Dirección, lo serían unos “bonos por puntualidad en el ingreso o por asistencia”, ejemplos que extrae de palabras de un ministro del trabajo del decenio pasado (dictamen 3152/063, de 2008). Lo rebuscado e irreal de los ejemplos citados evidencia que, en verdad, se continuaba teniendo puestos los ojos en la comisión (una remuneración variable), como cantera o fuente para rellenar el sueldo (otra remuneración, y fija).
Es síntesis, cualquiera sea el sistema remuneratorio a que esté sometido el trabajador, éste debe contemplar un sueldo base no inferior a un ingreso mínimo mensual. No obstante, según la Dirección del Trabajo, podía ser enterado con otros estipendios poseedores de las características de sueldo, es decir, que reuniesen las siguientes condiciones:
a.- Implique un estipendio fijo;
b.- Se pague en dinero, sin perjuicio de lo establecido en el inciso 2º del artículo 10 del Código laboral;
c.- Se pague en períodos iguales determinados en el contrato, y
d.- Responda a la prestación de servicios en una jornada ordinaria de trabajo.

Decreto ley 670, de 1974 inició el relleno
No está de más recordar que la dictadura, mediante su decreto ley 670, de 1974, artículo 8, permitió rellenar el ingreso mínimo con toda contraprestación o beneficio recibido por el trabajador, que no implicase “pagos por horas extraordinarias, la asignación familiar legal, de movilización, de colación, de desgaste de herramientas, la asignación de pérdida de caja ni los beneficios en dinero que no se paguen mes a mes y los demás que proceda pagar al extinguirse la relación contractual o que constituyan devolución de gastos en que se incurra por causa del trabajo.
Tampoco se imputarán al ingreso mínimo las cantidades que perciba el trabajador por concepto de gratificación legal, cualquiera que fuere su forma de pago”.
Tratándose de la gratificación convencional, la Dirección del Trabajo entendió –y entiende- que no procede jurídicamente enterar el ingreso mínimo mensual con ella, sea que guarde o no el carácter de garantizada, pagada mes a mes, salvo que se trate de contratos de trabajo que tengan una duración de 30 días o menos, o de prórrogas de éstos, que sumadas al período inicial, no excedan de 60 días (dictamen 3917/180 de 1994).

La comisión y su abuso para el relleno
Por el contrario, se permitió, durante muchos años, que los patrones que pagaban sueldos base inferiores al monto del ingreso mínimo, utilizasen la comisión para completar el monto de dicho ingreso mínimo.

Ley 20.281 de, 2008, y su artículo transitorio
Más recientemente, la Dirección del Trabajo pretendió interpretar el artículo transitorio de la ley 20.281, expresando (mediante dictamen 3152/063, de 2008), que el ajuste de remuneraciones a que se encauzó a los empleadores respecto de aquellos trabajadores que al 21 de julio de 2008 estaban afectos a un sistema remuneratorio integrado por un sueldo o sueldo base inferior al monto asignado al ingreso mínimo y remuneraciones variables, presenta las características y debe reunir las siguientes condiciones:
a) Corresponde efectuarlo al empleador en forma unilateral, esto es, sin que sea necesario para ello el acuerdo de los respectivos trabajadores;
b) Debe (debió) efectuarse en el plazo fatal de seis meses contado desde el día 21 de julio de 2008, fecha de entrada en vigencia de la ley 20.281;
c) Debe reflejarse expresamente en la liquidación de remuneraciones;
d) La diferencia del monto entre el sueldo base convenido y el valor asignado al ingreso mínimo mensual, sólo puede efectuarse con cargo a las “remuneraciones variables”, y
e) El referido ajuste no puede importar una disminución de las remuneraciones, lo que se traduce en que una vez efectuada dicha operación, el trabajador no puede percibir una remuneración inferior a la que le habría correspondido en las mismas condiciones, con anterioridad al ajuste.

“Remuneraciones” variables y “emolumentos” variables
Nótese que aquí el órgano oficial, intérprete y fiscalizador, incorporó la expresión “remuneraciones variables”, y no “emolumentos variables” como, en cambio, se expresa el artículo transitorio de la ley 20.281, precepto legal que, se supone, debía estar siendo clarificado –y no modificado- por el dictamen de la Dirección del Trabajo, dejando la duda sobre la procedencia de continuar utilizando la comisión como relleno patronal para completar el ingreso mínimo.
Desgraciadamente, en el mismo dictamen esa duda se confirmó a favor de los intereses patronales, al incorporarse un curioso ejemplo del ajuste a realizar a los contratos entonces vigentes: se utilizó la comisión por ventas para rellenar el faltante del sueldo para, así, alcanzar el monto legal del sueldo base (es decir, idéntico al valor del ingreso mínimo).
Envolvió un despropósito grotesco plantear que el monto mínimo del sueldo base (esto es, monto idéntico al monto del ingreso mínimo mensual), el cual -gracias al permiso oficial- podía “rellenarse” con otros “emolumentos variables” (que reunieran los elementos propios del sueldo), podía, igualmente, ser integrado por otras especies de remuneración, tal como lo es la comisión, contraprestación que posee entidad remuneratoria propia, diferente del sueldo.
¿Podía afirmarse que nadie recibiría un sueldo (sueldo base) inferior al ingreso mínimo, cuando ese sueldo, para alcanzar el monto de tal ingreso, se permitió oficialmente ser rellenado por la parte patronal mediante otra muy distinta remuneración variable (y no “emolumento variable”), como lo es la comisión?
Y que no reúne los elementos propios del sueldo; de partida no es un estipendio fijo.

Reorientación requerida por sindicalistas
En abril de 2009, gracias a requerimientos de sindicalistas, debieron enmendar la orientación, revisando su interpretación del mencionado artículo transitorio de la ley 20.281, expresando que “preciso resulta concluir que la diferencia resultante entre los 159.000 pesos correspondientes al monto del ingreso mínimo mensual que debe considerarse para los efectos del señalado ajuste de remuneraciones [ingreso mínimo de junio de 2008], y el nuevo monto que por tal concepto fije la ley [junio de 2009], debe ser asumido por el empleador, no correspondiendo, por las razones ya anotadas, que ésta se entere con cargo a las remuneraciones variables de los trabajadores” (dictamen 1588/027, de 27 de abril de 2009).
Procure respaldo sindical.
Saludos cordiales.
28 de abril de 2011.


Esta sección es posible por la colaboración de Alfonso Hernández Molina. Asesor Sindical y autor del libro Nuestros Derechos Laborales.

Comparte este artículo: | Más