Consulta: "Embarazo. Derechos y obligaciones laborales"

PREGUNTA:
Hola, gusto en saludarte y quisiera que me ayudaras con algunas dudas que tengo.

Trabajo en un colegio particular subvencionado, soy profe y hace tres meses que estoy embarazada, aun no lo menciono en el colegio. Mi contrato es anual, es decir hasta febrero del 2011.

Sé, o por lo menos eso creo, que no me pueden despedir hasta por lo menos un año después del nacimiento de mi bebé, a no ser que el colegio solicite ante tribunales dicho despido. Además que tengo derechos con respecto a los permisos para asistir a mis controles, pero es aquí dónde no tengo claro muchas cosas.

Estos permisos que tengo sólo coresponden a citas con la matrona o ginecólogo o también a nutricionista, dentista, talleres de embarazo, etc. y si me pueden descontar estas horas de inasitencia que tendría por ir a dichos controles.

Ojalá puedas ayudarme a resolver las dudas que tengo te lo agradecería un montón.

Saludos y mil gracias
Mariana.


MATERIA:
- EMBARAZO. DERECHOS Y OBLIGACIONES LABORALES.

Mariana (maestra y futura mamá):

Durante el periodo de embarazo y hasta el inicio del descanso prenatal, las obligaciones propias del contrato de trabajo (tal como desarrollar las tareas convenidas), continúan vigentes; también el poder del empleador de descontar las horas no trabajadas.

Para enfrentar casos de enfermedad como consecuencia del embarazo y de postergación del parto, existe el descanso prenatal suplementario y el descanso prenatal prorrogado.

Ahora bien, el empleador no puede imponer tareas incompatibles con la debida gestación.

A propósito de ello, recordemos el vigente artículo 202 del Código del Trabajo, aplicable a su vínculo contractual: “Durante el período de embarazo, la trabajadora que esté ocupada habitualmente en trabajos considerados por la autoridad como perjudiciales para su salud, deberá ser trasladada, sin reducción de sus remuneraciones, a otro trabajo que no sea perjudicial para su estado. Para estos efectos se entenderá, especialmente, como perjudicial para la salud todo trabajo que:

a) obligue a levantar, arrastrar o empujar grandes pesos;
b) exija un esfuerzo físico, incluido el hecho de permanecer de pie largo tiempo;
c) se ejecute en horario nocturno;
d) se realice en horas extraordinarias de trabajo, y
e) la autoridad competente declare inconveniente para el estado de gravidez”.

Los permisos especiales garantizados legalmente aparecen -esencialmente- una vez acaecido el parto y terminado el descaso postnatal, tales como lapso para amamantamiento, sala cuna y pago de movilización. Puede que, en la práctica, en esa específica entidad empleadora, se reconozcan otras facultades para las trabajadoras embarazadas, sea en su reglamento interno (revíselo), o ganadas por la costumbre o por contrato colectivo; pero este evento debe examinarse en concreto.

Sugerimos que, en su momento, lo converse con el empleador, haciendo presente y acreditando los objetivos para los cuales requerirá tales permisos. La contraparte patronal debería exhibir flexibilidad, más cuando tales peticiones se vincularán estrechamente con fines propios del establecimiento empleador, uno de los cuales implica, precisamente, el cuidado de los menores que allí se educan.

Asimismo, si lo entiende pertinente, comuníquele ya su situación a la empleadora, a fin de que ésta no le asigne labores incompatibles con su estado, y pueda encontrar oportunamente un reemplazo. En la medida que exhibamos preocupación y buena fe, habrá más sustento para requerir tales valores conductuales de aquélla.

Tenga presente que si la empleadora desconoce su estado de embarazo, no le podemos exigir un trato especial, como el que usted, y la debida gestación de su pequeño/a, ya necesitan.

Procure respaldo sindical.

Saludos,
Colectivo LER


Esta sección es posible por la colaboración de Alfonso Hernández Molina. Asesor Sindical y autor del libro Nuestros Derechos Laborales.

Comparte este artículo: | Más