Consulta: "Término de contrato, cobro de feriado y método de cálculo"

PREGUNTA:
Vacaciones sin tomar:
buenas tardes,soy un trabajador que cumpli 8 años en una empresa de ventas,me ofrecieron un nuevo trabajo con mejor sueldo , por lo que tengo que renunciar,porque comenzaré a trabajar el próximo mes,tengo claro que debo presentar mi carta renuncia protocolizada ante un notario o la inspeccion del trabajo,y que me deben cancelar mi feriado anual sin embargo tengo acumulados seis periodos de estos,¿me deben cancelar la totalidad?y si no fuese asi ¿cuántos periodos me deben cancelar?




RESPUESTA:
MATERIA:
- FERIADO.
- PRESCRIPCIÓN O EXTINCIÓN DE DERECHO DE COBRO.
- TÉRMINO DE CONTRATO Y COBRO DE DÍAS ACUMULADOS.
- SOLICITUD DE EJERCICIO DE FERIADO ANUAL.
- FERIADO PROPORCIONAL Y MÉTODO DE CÁLCULO.

Estimado amigo que no tomó vacaciones:

El feriado anual es un derecho reconocido por el Código del trabajo, y que no puede compensarse en dinero sino excepcionalmente. Y, en estas excepciones, para conocer el momento de extinción del derecho de cobro (prescripción), en principio se aplica la regla fijada en el artículo 510 del mencionado Código, esto es: “Los derechos regidos por este Código prescribirán en el plazo de dos años contados desde la fecha en que se hicieron exigibles”.

La prescripción debe alegarse judicialmente por el que quiere aprovecharse de ella (el patrón); no opera automáticamente.

Ahora bien, existe un antiguo dictamen de la Dirección del Trabajo, del año 1982, el cual hasta hoy se invoca (lo hacen, por ejemplo, las profesoras Mengod y Gutiérrez), ya que interpreta preceptos legales no alterados esencialmente desde entonces:

a) El trabajador que ha acumulado más de dos períodos de feriado consecutivos goza del derecho a impetrar por dicho concepto la totalidad de los días comprendidos en la acumulación.

b) Quien ha acumulado más de dos períodos de 15 días hábiles cada uno, no puede compensar en dinero ningún día de feriado, pero,…

c) El trabajador que se retira de la empresa, teniendo acumulado más de dos períodos de feriado, tiene derecho a una indemnización por tal concepto equivalente a la totalidad de los días comprendidos en la acumulación (Dirección del Trabajo, dictamen 78, de 12 de enero de 1982).

En muchos casos es el mismo empleador el que impide o dificulta el que los trabajadores hagan uso del feriado cuando corresponde.

Ahora bien, importante es que, en su momento, se haya solicitado tomar cada feriado, y que haya sido el patrón quien haya negado tal ejercicio.

Recordemos que el feriado hay que tomarlo cuando corresponde, solicitándolo al empleador por escrito y con anticipación. Debe concederse de preferencia en primavera o verano, considerándose las necesidades del servicio.

Existe un antiguo reglamento (decreto supremo número 969, “Diario Oficial” de 24 de enero de 1934), aún vigente en varias de sus partes, el cual, obedeciendo a una época en que los derechos laborales tenían mucho más valoración -y así respeto- que hoy en día, establece, por ejemplo, que el trabajador debe solicitar por escrito su feriado, con un mes de anticipación, a lo menos, para que el empleador determine la fecha en que lo concederá, y de lo cual éste dejará testimonio en el duplicado de la solicitud, que quedará en poder del trabajador (artículo 43 del citado reglamento).

De esta forma, el empleador no puede alterar la fecha solicitada oportunamente por el trabajador, sea anticipándola o postergándola, debiendo en todo caso considerarse las necesidades del servicio para otorgarla, de preferencia en verano o primavera.

Téngase presente que el trabajador, en su calidad de titular del beneficio de feriado, es quien determina en primera instancia la fecha en que lo hará efectivo. Por otra parte, son frecuentes los casos en que contratos colectivos (y algunos individuales) establecen bonos o asignaciones especiales, de vacaciones, pagaderas “al hacer uso efectivo del feriado”. Cuando éste no se ejerce, y termina el vínculo laboral, en muchos casos este bono o asignación convencional (creada por el contrato o convención), simplemente se pierde, ya que, conforme a esas mismas cláusulas, es pagadero al momento de su efectivo ejercicio. Y otra interpretación implicará iniciar un juicio laboral.

Respecto del cálculo del feriado proporcional, veamos su método; implica varias operaciones matemáticas; en muchísimos casos su desconocimiento causa errores traducidos en pérdida de lo propio.

Debe, en primer lugar, dividirse el número de días de feriado a que el trabajador tendría derecho, incluido los días de feriado progresivo, por el número de meses (12) que comprende el año; el producto será el número de días hábiles de feriado que deberá compensarse por cada mes trabajado.

Posteriormente, el resultado deberá multiplicarse por el número de meses, y fracción de meses que hubiere acumulado el trabajador entre la fecha de su contratación y el término de sus servicios, o entre su última anualidad y la terminación del contrato. El resultado será el número total de días hábiles de feriado que debe compensarse.

Por último, dichos días así determinados, deben calcularse a partir del día siguiente a la fecha de terminación del contrato y deberá comprender, además de los días hábiles, los sábados, domingo y festivos. El resultado será el número total de días que, en definitiva, el empleador deberá compensar por feriado.

Por ejemplo, si el contrato ha terminado el jueves 20 de enero de 2011 y el trabajador ha laborado 8 meses y 18 días, le correspondería un feriado proporcional equivalente a 10,75 días hábiles, los cuales al contabilizarse a partir del día siguiente a su despido (viernes 21 de enero de 2011), daría un total de 14,75 días (incluye los sábados, domingo y festivos que inciden en el conteo) que el empleador deberá indemnizar por concepto de feriado proporcional.

Finalmente, los días a indemnizar, así calculados, deben multiplicarse por el sueldo diario (el mensual dividido por treinta), en caso de estar sujeto a sistema de remuneración fija, o por el promedio de lo ganado en los últimos tres meses trabajado en caso de estar sujeto a remuneraciones variables, o por la suma de ambos en caso de estar con remuneración mixta.

PROCEDIMIENTO

a) 15 : 12 = 1,25 (días de feriado por mes trabajado)
1,25 : 30 = 0,04167 (feriado por día trabajado)

b) 1,25 x 8 meses = 10
0,04167 x 18 días = 0,75006
Días hábiles a indemnizar = 10,75

c) Contabilice los 10,75 días hábiles (excluyendo sábado, domingo y festivos), a partir del día siguiente al despido (viernes 21 de enero de 2011).

d) Observe cuántos días corridos (incluyendo sábado, domingo y festivos), están comprendidos en el cálculo anterior (entre el viernes 21 de enero y el viernes 4 de febrero de 2011), es decir, cuántos días corridos ha suministrado la operación.

e) Con el dato anterior, conoceremos el número de días a indemnizar, cifra que debe multiplicarse por el sueldo diario del trabajador.

Así, el número de días a indemnizar es (14,75), y este se multiplica por el sueldo diario (reiteramos que, en el caso de los trabajadores con remuneración fija, debe dividirse tal sueldo por 30; el resultado es el sueldo diario).

Procure respaldo sindical.

Saludos cordiales,
Colectivo LER

6 de febrero de 2011.


Esta sección es posible por la colaboración de Alfonso Hernández Molina. Asesor Sindical y autor del libro Nuestros Derechos Laborales.

Comparte este artículo: | Más