Consulta: "Accidente Laboral Motorista"

PREGUNTA:

Tuve un accidente de trayecto el 06 de diciembre de 2010, ya que tengo una moto 125 scooter y estuvo al servicio de la empresa en que laboro como secretario y entre una de mis funciones es ir a pagar, comprar, recolectar todo tipo de documentos y correo, trámites bancarios.

Me dirigía después de regresar de mi colación a el lugar de trabajo, debía hacer una parada para hacer una compra para la empresa y un automóvil no midió el espacio requerido para sobrepasarme y me golpeo por el lado izquierdo de la moto, causándome daño material y una cortada profunda en el talón de Aquiles izquierdo de 7 puntos, donde el infractor se dio a la fuga.

A los 300 metros aproximadamente le di alcance y llame a carabineros, el individuo negó en primera instancia el hecho pero llegaron testigos del hecho y quedo todo constatado por la autoridad presente, luego fui llevado a la posta de la Serena y allí fui atendido, luego a los siguientes días acudí a la Mutual que me respondió en bien y estoy siendo tratado por esta.

Pero me han mandado una terapia ya que aun camino con dificultad y mi empleador ha tratado de impedirme que yo acuda a esta y me dice que le dejo la empresa desatendida y que quien le responde por el valor de las dos horas de la terapia que estoy ausente, me tiene estresado y la mutual me dijo que solo me podían dar licencia medica pero esto seria para mi un retroceso en mi economía siendo que perdería las comisiones que aumentan mis ingresos mensualmente y no me interesa la licencia a menos que sea necesario por mi salud, por otra parte recurrí a la oficina de la Dirección del trabajo de la Serena y ni ellos tienen idea de que aconsejarme, quedaron de enviarme por correo la información y aun no he tenido respuesta, agradecería sus comentarios al respecto.

saludos.




RESPUESTA:
MATERIA:
- PRESTACIONES MÉDICAS DE LEY 16.744, SOBRE ACCIDENTES DEL TRABAJO Y ENFERMEDADES PROFESIONALES.
- PERMISO PATRONAL PARA ASISTIR A REHABILITACIÓN POR ACCIDENTE DEL TRABAJO.
- LICENCIA MÉDICA PARCIAL.

Amigo motorista accidentado:

El hecho mencionado cabe dentro del concepto de “accidente del trabajo” (con ocasión de él), por lo cual operan normas de seguridad social que regulan estos eventos (ley 16.744 y sus reglamentos, normativa generada como fruto de épocas de lucha sindical). Que se le esté tratando en la Mutual de Seguridad indica que no hay discusión sobre la índole del evento.

No está demás recordar que la víctima de un accidente del trabajo (o enfermedad profesional) tiene, entre otros, derecho a las siguientes prestaciones médicas, que deben otorgarse gratuitamente hasta su curación completa o mientras subsistan los síntomas de las secuelas causadas por el accidente (o enfermedad):

a) Atención médica, quirúrgica y dental en establecimientos externos o a domicilio;
b) Hospitalización si fuere necesario, a juicio del facultativo tratante;
c) Medicamentos y productos farmacéuticos;
d) Prótesis y aparatos ortopédicos y su reparación;
e) Rehabilitación física y reeducación profesional, y
f) Los gastos de traslado y cualquier otro que sea necesario para el otorgamiento de estas prestaciones. Este último caso, sólo si la víctima está impedida de valerse por sí misma o deba efectuarlos por prescripción médica (ley 16.744, artículo 29, y decreto supremo 101, de Previsión Social, año 1968, artículo 49).

Ahora bien, la índole de este accidente genera obligaciones también para la parte empleadora, la cual está obligada a “prestar o garantizar los elementos necesarios para que los trabajadores, en caso de accidente o emergencia, puedan acceder a una oportuna y adecuada atención médica, hospitalaria y farmacéutica” (artículo 184, inciso 2º, del Código laboral).

Es más, su urgencia económica y el fundado temor de perder el empleo, puede ocasionar ausencias al tratamiento, y esto puede ser interpretado como responsabilidad de usted mismo.

Recordemos que “si el accidentado o enfermo se negare a seguir el tratamiento o dificultare o impidiere deliberadamente su curación, se podrá suspender el pago del subsidio a pedido del médico tratante y con el visto bueno del jefe técnico correspondiente” (ley 16.744, artículo 33, inciso 1º).

Dicho de otro modo, usted tiene la obligación de asistir a ese tratamiento, y su empleador hoy está perturbando que usted cumpla con un deber legal. Esta práctica patronal es de la competencia de la respectiva Inspección del Trabajo.

Sugerimos que, en el proceso judicial que debe haberse iniciado por delito culposo (cuasidelito), de lesiones, usted presente las acciones civiles en contra del autor del hecho, por daño emergente (lo que generó en costos), y lucro cesante (lo que está dejando o dejará de percibir).

Por último, recuerde que existe la licencia médica parcial. En efecto, “se entiende por licencia médica el derecho que tiene el trabajador de ausentarse o reducir su jornada de trabajo, durante un determinado lapso de tiempo, en cumplimiento de una indicación profesional certificada por un médico-cirujano, cirujano-dentista o matrona, reconocida por su empleador en su caso, y autorizada por un Servicio de Salud o Institución de Salud Previsional según corresponda, durante cuya vigencia podrá gozar de subsidio especial con cargo a la entidad de previsión, institución o fondo especial respectivo, o de la remuneración regular de su trabajo o de ambas en la proporción que corresponda” (artículo 1 del decreto supremo 3, de Salud, de 1984).

Y este concepto se aplica a las licencias médicas que den origen a los beneficios sobre protección del riesgo de enfermedad e incapacidad temporal reguladas en la mencionada ley 16.744, según lo ordena el artículo 2 del mismo decreto supremo 3, ya individualizado.

Considere ejercer este derecho médico; recuerde que, aunque el academicismo oficial diga que en Chile rige un régimen de “estabilidad en el empleo”, en verdad instalaron el libre despido, por necesidades de la empresa (artículo 161 del Código del trabajo).

Procure respaldo sindical.

Saludos cordiales,
Colectivo LER

2 de febrero de 2011.


Esta sección es posible por la colaboración de Alfonso Hernández Molina. Asesor Sindical y autor del libro Nuestros Derechos Laborales.

Comparte este artículo: | Más