Honduras: Felicito Avila candidato presidencial del Partido Demócrata Cristiano viaja a EE.UU.en apoyo a los golpistas.

El gobierno de facto de Honduras viajó a Estados Unidos en busca de diálogo

La comisión intentará dialogar con las organizaciones internacionales y con el Parlamento norteamericano para lograr una salida a la crisis provocada por el golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya. El mandatario destituído tiene programada mañana una reunión con la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

El gobierno de facto de Honduras envió este lunes una comisión especial hacia Washington para tratar de iniciar un diálogo con organizaciones internacionales y con el Parlamento de aquel país, tendiente a lograr una salida a la crisis política provocada por el golpe de estado del 28 de junio contra el presidente Manuel Zelaya.

Se trata de la primera jugada de este tipo luego del anuncio hecho este domingo por el presidente interino, Roberto Micheletti, quien anticipó que buscarían "caminos de entendimiento" con todos los países del continente.

En realidad se trata de una maniobra obligada por las circunstancias, luego de observar que todos los gobiernos del mundo lo aislaron políticamente y que la bravuconada de amenazar con encarcelar a Zelaya si éste regresaba, debieron cambiarla este domingo por una increíble negativa a que aterrice su avión cuando observaron que más de 100 mil personas habían burlado los cercos militares y estaban esperándolo en el aeropuerto.

En otra decisión incomprensible -que se suma a la cadena de muchas que se viven en este país- el gobierno resolvió este domingo cerrar todas las estaciones aéreas.

Y aunque Micheletti lo desmintió en la conferencia de prensa previa al frustrado regreso de Zelaya, la realidad es que este lunes no pudo decolar ni aterrizar avión alguno en suelo hondureño.

En realidad hubo una excepción: el que transportó a la misión especial hacia Washington encabezada por el candidato presidencial del partido Demócrata Cristiano de Honduras (PDCH); el ex sindicalista Felicito Avila, y que también integra el ex fiscal general Leónidas Rosa Bautista; y el ex canciller Guillermo Pérez-Cadalso, entre otros.

El embajador de Honduras en Estados Unidos, Roberto Flores Bermúdez, se sumará a la comisión en la capital estadounidense. Anoche, en la conferencia de prensa brindada en El Salvador por Zelaya y los presidentes de Argentina, Paraguay, Nicaragua, El Salvador y Ecuador, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, aseguró que está dispuesto a proseguir "todas las gestiones diplomáticas que correspondan para obtener el objetivo", que no es otro que "cumplir con las normas que todos los países han adoptado".

Por su parte, Zelaya viajó también a Washington donde buscará apoyo para retornar al poder, para lo que ya tiene programada una reunión este martes con la secretaria de Estado, Hillary Clinton. La comisión enviada por Micheletti, en cambio, no tiene fijado encuentro alguno.

En tanto y tras la multitudinaria marcha realizada este domingo al aeropuerto internacional, los seguidores de Zelaya volvieron a manifestarse este lunes por las calles de esta ciudad capital, aunque en menor número.

La premio Nóbel de la Paz, Rigoberto Menchú, y activistas de derechos humanos, denunciaron la violenta represión protagonizada por las fuerzas militares.

Por medio de un comunicado, la misión humanitaria guatemalteca denominada "Por la democracia y derechos humanos Guatemala-Honduras" señaló que la violencia contra la población civil va "en aumento" y que la masiva manifestación que se opone al golpe y que esperaba el arribo de Zelaya en el aeropuerto Toncontín, "fue agredida con bombas lacrimógenas y disparos por las fuerzas armadas hondureñas".

"Inicialmente, fuimos testigos de la ejecución extrajudicial de uno de los manifestantes, el cual fue identificado como Isis Obed Murillo, de 19 años de edad"; también "(recibimos) versiones de que posiblemente otros dos manifestantes también fueron ejecutados por la acción de las fuerzas de seguridad", añadió la denuncia.

No obstante todas las evidencias, el ministro de Defensa, Adolfo Lionel Sevilla, aseguró este lunes que la bala que mató al citado joven "no salió de un arma militar", mientras el comisionado Nacional de los Derechos Humanos -un funcionario que responde al gobierno de facto- dijo que los militares no causaron la muerte de Murillo porque "el ejército sólo usó balas de hule (goma)".

La vida en Honduras, a pesar de todo, parece continuar como si nada sucediera. O casi, porque los comercios, los taxistas y todo aquel que de un modo u otro está relacionado con las ventas o servicios, ya comienza a levantar su voz contra el toque de queda que rige desde temprano en el país.

Y quienes estamos aquí de paso por trabajo o turismo, porque los aeropuerto no operan. A pesar de que estamos lejos de que estalle una guerra civil.
Fuente: telam.com.org

Comparte este artículo: | Más